Juzgando la evidencia

¿Por qué es importante valorar las fuentes de información y la evidencia científica disponible al hablar de los alimentos?

En el conocimiento de la ciencia de los alimentos, y por tanto en la del azúcar también, es fundamental considerar las conclusiones relevantes y que cuenten con un importante peso de "evidencia" o justificación.

Los conocimientos que tenemos en la actualidad sobre el papel del azúcar en la salud provienen, en su mayoría, de estudios que no permiten extraer conclusiones respaldadas por un alto nivel de evidencia científica, lo que limita, en cierto modo, su validez a la hora de hacerlas extensibles a la población general, por lo que siempre deben ser sometidas a valoración exhaustiva, para no incurrir en recomendaciones de las cuales pudieran derivarse riesgos para la salud o pérdida de beneficios nutricionales.

De acuerdo con lo propuesto por las instituciones científicas internacionales, sólo deberían utilizarse, para la elaboración de guías de práctica clínica y/o recomendaciones para la población general, los resultados o conclusiones que hayan sido obtenidos a partir de estudios cuyo diseño permita alcanzar el máximo nivel de evidencia científica (revisiones sistemáticas, metanálisis y estudios clínicos aleatorizados).

Si quieres saber más de otras cuestiones visita los siguientes apartados: