Sin azúcares y... ¿con qué?. Dos conceptos claves

Concepto 1: Un producto sin azúcar no tiene porqué ser un producto ligero ni bajo en calorías

Las leyes de etiquetado en España y en la UE no exigen que un producto "sin azúcares", "sin azúcares añadidos", con "bajo contenido en azúcares", con "contenido reducido en azúcares", "light" (o similar) tengan menos calorías que sus correspondientes versiones azucaradas. Esto es con frecuencia motivo de confusión para muchos consumidores que esperan que este tipo de productos sean menos calóricos. Así lo ha demostrado un reciente estudio llevado a cabo en el Reino Unido.

Recomendación: lee bien el etiquetado de los productos de alimentación y sé consciente de los pros y contras de tu elección. Recuerda que una dieta saludable no está reñida con un consumo moderado de azúcares.

Concepto 2: El azúcar, además de dulzor a los alimentos, aporta muchas otras propiedades

El azúcar aporta de manera natural muchas otras propiedades difícilmente sustituibles por un solo ingrediente. Si se elimina o reduce, es necesario sustituir todas esas funciones por aditivos (edulcorantes o no), grasas u otros carbohidratos. Por ello, es muy frecuente que los productos sin azúcares tengan mayor número de aditivos y/o más calorías, en el caso de que su sustitución se haya hecho a cambio de grasas que aportan 5kcal más por gramo que el azúcar.

Amplía la información en los siguientes enlaces: